Discografía de Don Emilio Jiménez Gallego - Parodia: Billetes verdes - Año 1964

 

 

 

 

 

TITULO:

Billetes verdes

AUTOR:

González - Jerko - Obiol

INTÉRPRETE:

Paquito Jerez

TITULO:

Billetes verdes

AUTOR:

Emilio Jiménez Gallego

INTÉRPRETE:

Emilio "El Moro"

Billetes, billetes verdes,

pero qué bonitos son,

esos billetitos verdes

siempre dan la salvación.

 

A todo el mundo, señores,

quiero darles mi consejo,

si tienen billetes verdes

de nada sientan complejo.

 

Y si quieres ir al fútbol

y se agotan las entradas,

enseña billetes verdes

y tendrás amontonadas.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué bonitos son,

esos billetitos verdes

siempre dan la salvación.

 

Si una muchacha te agrada

y eres feo y desgarbado,

enseña billetes verdes

y te vuelves de su agrado.

 

Y si tu novia te deja

porque no quieres casarte,

enseña billetes verdes

y otra vez vuelve a arrimarse.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué bonitos son,

esos billetitos verdes

siempre dan la salvación.

 

Si te cansas de ir andando,

en autobús o tranvía,

enseña billetes verdes

y en coche irás cada día.

 

Y si tu radio se para

y no tienes distracción,

enseña billetes verdes

y tendrás televisión.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué bonitos son,

esos billetitos verdes

siempre dan la salvación.

 

Por no ser un calzonazos,

tu suegra ya no te quiere,

enseña billetes verdes

y suegra para rato tienes.

 

Porque esos billetes verdes

de todo es la solución,

si no fueran tan escasos

que bien estaría yo.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué bonitos son,

esos billetitos verdes

siempre dan la salvación,

siempre dan la salvación,

siempre dan la salvación.

Billetes, billetes verdes,

pero qué equivocación,

hay muchos que tienen miles

y nunca salen de prisión.

 

A todo el mundo, señores,

quiero darles mi consejo,

no enseñen billetes verdes

que ahorrar es lo primero.

 

Y si quieren ir al fútbol

y se agotan las entradas,

te vas derechito al parque

y te paseas con la criada.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué odiosos son,

lo enseñas en cualquier sitio

y te echan la maldición.

 

Conocí a un pobre muchacho

que era feo y jorobado,

enseñó billetes verdes

y hoy está hospitalizado.

 

Pues ha encontrado a una muchacha,

que hay miles por ahí,

con la tranca de una puerta

le reventó la nariz.

 

Billetes, billetes verdes

y es una calamidad,

para presumir con ellos

nunca tienen que faltar.

 

Si te cansas de ir andando,

en bicicleta o en tranvía,

no enseñes billetes verdes

que te los quitan enseguía.

 

Si la radio se te para

y no tienes distracción,

te vas al bar de la esquina

y verás televisión.

 

Billetes, billetes verdes,

pero qué malitos son,

por culpa de uno de ellos

tuve yo una indigestión.

 

Para qué quieren nuestras suegras

y esos malditos billetes,

si siempre tienen las hijas

que les dan todo lo que quieren.

 

Y si un día te levantas

y te pones a dar gritos,

con tus billetitos verdes

serás menos que un mosquito.

 

Billetes, billetes verdes,

esos no valen para nada,

y si no sabes llevarlos

te llueven las bofetadas,

y en la ruina quedarás,

y no servirás para nada.